English Español
Besonias Almeida Arquitectos | Casa Torcuato | Besonias Almeida Arquitectos

Casa Torcuato

Ubicación: ‘Olivos Golf’, Provincia de Buenos Aires, Argentina
Proyecto y Dirección: María Victoria Besonias, Guillermo de Almeida, Luciano Kruk
Colaboradores: Enzo Vitali
Superficie del terreno: 810m2
Superficie construida: 273m2
Año de construcción: 2013
Fotos: Federico Kulekdjian, Inés Tanoira

MEMORIA
María Victoria Besonías

El lugar

Un lote en un Country fundado en el año 1950 al que los años le han sumado el incalculable valor de una espléndida forestación. Diferentes especies de árboles y arbustos combinados otorgan valor paisajístico al lugar durante todo el año.
El lote a intervenir cuenta con vecinos sólo en sus laterales, ya que su fondo da a un espacio común muy arbolado con especies perennes. Hacia el frente, dos fresnos dan sombra en verano.

El encargo

Los comitentes, un matrimonio con un hijo adolescente,  llegan al estudio por el interés que le despiertan las casas de hormigón realizadas y nos encargan una vivienda de uso permanente con el requerimiento especial de que brindara la posibilidad de vivir intensamente tanto los espacios interiores como los exteriores.

El programa

Escueto, simplemente acotaron que necesitaban tres dormitorios, uno con baño y vestidor integrado, un generoso lugar de estar con chimenea, un comedor integrado a la cocina, galería con parrilla, con un presupuesto acotado a 280 m2.

La propuesta

Siempre encaramos cada nuevo encargo como una oportunidad de investigación en el campo teórico- práctico de la arquitectura. En esta ocasión nos pareció oportuno seguir profundizando sobre el tema de la inclusión de patios de agua en los proyectos, tal como habíamos hecho en la Casa Besonías Almeida. Fue muy interesante el resultado obtenido en aquella oportunidad, porque los patios se suman a los locales contiguos otorgándole una sensación de mayor amplitud, una atmósfera cambiante por los efectos de la luz entrando a través de ellos, y además el agua les aporta frescura, reflejos y la visión de una superficie en movimiento.
Les propusimos entonces una casa resuelta en dos volúmenes de dos plantas unidos por las circulaciones y rodeando un patio de agua. De esta manera, podíamos seguir experimentando con el tema enunciado y además resolver el problema que nos planteaba la orientación SO del frente del lote, ya que las actividades que se alojan en el primer volumen pueden recibir sol y luz a través de su fachada NE. Separado por el patio, el segundo volumen se vacía en planta baja y se ahueca en planta alta para permitir las visuales hacia el fondo de los ambientes alojados en el prisma que da a la calle.

La organización funcional

La distribución del programa de necesidades en dos volúmenes nos permitió también independizar y darle privacidad a los ambientes de la casa que así lo requerían. De manera que en la planta baja del primer volumen se ubican las zonas de estar y recibir con vistas protegidas hacia el frente por tabiques de hormigón y totalmente abiertas hacia el patio de agua y hacia el fondo, ya que el segundo volumen se vacía coincidiendo con el patio para armar un semicubierto con el sector de la parrilla que es expansión del sector del comedor con la cocina integrada.
En la planta alta, esta separación permite darle privacidad al dormitorio principal y a sus áreas de servicio (baño y vestidor) con  grandes aberturas hacia el fondo del lote orientado al NE y mas controladas hacia el patio de agua. Un puente paralelo a la escalera comunica este sector con el lavadero, el baño y la habitación de huéspedes y, atravesando la doble altura del estar, culmina el recorrido en el dormitorio del hijo adolescente que queda así aislado del resto de la casa, con vistas al patio de agua y al fondo a través de la terraza del dormitorio principal.

El tratamiento de la luz y las vistas al paisaje

Este es un tema que nos interesa especialmente, de manera que en todos nuestros proyectos hay puesta una preocupación especial dirigida tanto a controlar la incidencia de los rayos solares sobre las superficies acristaladas (con aleros o tabiques verticales según el caso), como a aprovechar la luz natural como material de proyecto que aporta riqueza a los espacios habitables. Si entendemos a las aberturas como tales, no como elementos estandarizados sino como horadados en el muro que permiten ventilar e iluminar los ambientes pero también dejar indefinida la relación exterior-interior, enmarcar el paisaje, filtrar la luz, reflejarla en un muro, etc., serán el resultado de la manera especial con que cada ambiente quiere relacionarse con el exterior.